VISÍTANOS

Calle 19 No. 75,

San Pedro de los Pinos,

CP. 03800, CDMX

Lunes - Viernes: 10:00 - 18:00

Sábado: 10:00 - 14:00

COMUNIDAD

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

Escríbenos a hola@fundasida.mx

LLÁMANOS

+52 5515 7913

+52 5273 8741

Agenda citas

Teléfono de emergencia

Aviso de privacidad

Personas con VIH no reciben los medicamentos cardiovasculares que necesitan

January 9, 2018

 

Los médicos estadounidenses recetan menos medicamentos clave recomendados para la prevención de enfermedades cardiovasculares a las personas VIH positivas en comparación con las personas VIH negativas, según un nuevo estudio basado en fuentes nacionales representativas.

 

Los investigadores analizaron la atención médica que se brindaba a las personas de 40 a 79 años que ya habían tenido enfermedades del corazón y problemas relacionados, o que tenían factores de riesgo para que ocurrieran estos problemas. Esto incluiría personas con colesterol elevado o presión arterial alta, y personas que tuvieron insuficiencia cardíaca, ataques cardíacos o derrames cerebrales. El estudio incluyó datos de las citas médicas de 1631 personas que viven con el VIH y más de 200,000 personas que no tienen VIH.

 

 Los medicamentos antiplaquetarios reducen el riesgo de formación de coágulos de sangre. Los ejemplos de medicamentos antiplaquetarios incluyen aspirina (una dosis diferente a la necesaria para un dolor de cabeza), clopidogrel, prasugrel y ticagrelor. Las directrices recomiendan estos medicamentos para las personas que han tenido enfermedades cardiovasculares y para los adultos mayores que corren el riesgo de padecerla. Pero los investigadores encontraron que solo el 5% de las personas elegibles con VIH recibieron antiplaquetarios, en comparación con el 14% de las personas elegibles que no tienen VIH.

 

Las estatinas reducen la cantidad de colesterol en la sangre, especialmente el tipo dañino conocido como colesterol LDL. Esto ayuda a prevenir la acumulación de depósitos de grasa en las arterias, lo que reduce el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Las estatinas incluyen atorvastatina, pravastatina y simvastatina. Algunas estatinas interactúan con algunos medicamentos contra el VIH, por lo que es importante que un médico que le recete estatinas sepa si usted está recibiendo tratamiento contra el VIH.

 

En el estudio, las tasas de uso de estatinas entre personas con diabetes, enfermedades cardiovasculares o altos niveles de lípidos fueron marcadamente menores para las personas con VIH (23%) que las personas sin VIH (35%). Varios tipos de medicamentos se usan para tratar la presión arterial alta. Incluyen inhibidores de la ECA, antagonistas de los receptores de angiotensina II, bloqueantes de los canales de calcio y diuréticos.

 

Lo más alentador que el estudio encontró fue que el uso de estos medicamentos en personas con presión arterial alta fue similar si las personas tenían VIH (53%) o no (58%). Y los médicos brindaron un apoyo similar a las personas para ayudarles a dejar de fumar, tener un estilo de vida más activo o comer de forma más saludable, independientemente de su estado serológico.

 

Pero los investigadores dicen que una de las razones por las cuales las tasas de ataques cardíacos, derrames cerebrales y otras formas de enfermedades cardiovasculares son altas en las personas con VIH podría ser que no están recibiendo todos los tratamientos farmacológicos preventivos que necesitan.

 

Otro estudio analizó la presencia de una enfermedad vascular cerebral "silenciosa": daño u obstrucción de pequeños vasos sanguíneos en el cerebro, lo que puede provocar accidentes cerebrovasculares o problemas neurocognitivos, como pérdida de memoria y demencia. El estudio encontró que una de cada cinco personas que viven con el VIH tenía evidencia de enfermedad grave de pequeño vaso, en comparación con una de cada siete personas sin VIH de una edad similar.

 

El estudio encontró que la enfermedad vascular cerebral silente se asoció fuertemente con una edad más avanzada, un conteo de células CD4 más bajo antes del tratamiento y la presión arterial alta. La enfermedad de pequeños vasos es más probable que conduzca a un accidente cerebrovascular que la enfermedad de grandes vasos en personas con presión arterial alta, dicen los autores, lo que subraya la importancia de detectar y tratar la presión arterial alta en personas con VIH.

 

Nota publicada originalmente en https://www.aidsmap.com/

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Like!
Please reload

Noticias destacadas

¿Es el PrEP la panacea del VIH?

June 25, 2019

1/2
Please reload

Lo más reciente

December 1, 2018

November 8, 2018

Please reload